Buscando al líder desesperadamente

El management busca la receta del liderazgo, con el mismo ahínco que los alquimistas la piedra filosofal. Y no es  de extrañar puesto que ha conseguido echar a perder en unas pocas décadas la valentía y abnegación que permitieron construir una boyante industria a partir de los escombros dejados por una devastadora guerra mundial. Ahora, busca el paladín capaz de reencajar  los trozos descoyuntados de trabajadores desmotivados y desengañados.

Se buscan líderes, pero ¿qué es el liderazgo?

En la visión cartesiana, el liderazgo procede o bien de elementos de la personalidad (es la idea del líder innato) o bien de la adopción de determinados comportamientos (es la idea del liderazgo adquirido).

El management  cartesiano (y ¡anda si Taylor lo era!) se esmera en identificar los componentes del liderazgo para poder reproducirlo. Puesto que los jefes tayloristas no tienen seguidores, inyectarles la vacuna del liderazgo sería una maravillosa solución. Al no encontrar el gen, admite que la clave podría estar en la adecuada combinación – y en correctas proporciones – de varias características. No obstante, si bien ha inventariado características más frecuentes y propuesto infinidades de formulaciones, no ha podido dar con la fórmula magistral del líder.

La visión sistémica es diferente. El pensamiento sistémico reconoce la imposibilidad de conocer todos los factores del liderazgo y su combinatoria. Si para los clásicos, la verdad consiste en la igualdad del modelo con la realidad, para la sistémica, radica en la coherencia y no en la identidad con una realidad inabarcable. Coherencia de las ideas entre sí, coherencia de las acciones con los resultados. La verdad no se esconde en ninguno de los elementos, sólo el sistema completo puede ser verdad. Y el sistema completo implica que no hay líder sin liderados, ni liderazgo sin finalidad, puesto que todo sistema está orientado a objetivos.

El pensamiento clásico descansa en el concepto de causalidad, siempre busca angustiosamente las causas que han producido el resultado. En su lógica transitiva, el futuro es la consecuencia del pasado. Si sus análisis consiguen detalles precisos y rigorosos, son poco aplicables en situaciones complejas. Por el contrario, el pensamiento sistémico parte del objetivo y construye modelos que pueden carecer de rigor a los ojos de un científico, pero son eficaces en la toma de decisión y la gestión del sistema. El presente es la anticipación de un futuro deseado. El pensamiento sistémico sabe que no se puede describir toda la complejidad pero sí actuar en y sobre ella con efectividad.

Sistémicamente, el liderazgo parte de una finalidad compartida que solemos llamar ‘la visión’. En función de esta finalidad aparecen y se desarrollan interrelaciones entre el líder y los liderados, así como en los liderados entre sí. Las interacciones son tanto la causa como el resultado del liderazgo. El estilo de liderazgo determina el tipo y la cantidad de interacciones, y las interacciones influyen sobre el estilo de liderazgo, Estamos ante un sistema, y como tal, una circularidad y no una linealidad.

No existe liderazgo antes de que exista el fin, ni sin la presencia de seguidores. Podremos hablar de líder potencial pero no de liderazgo efectivo. El liderazgo no es un estado, es un proceso cuyas reglas del juego se descubren jugando. El liderazgo se crea liderando. El líder que no está liderando no es ningún líder.

Es cierto que algunas personas parecen capaces de liderar a cualquier grupo humano, pero ¿son realmente líderes capacitados para cualquier grupo y circunstancias, o son personas capaces de conglomerar a su alrededor los liderados que les corresponde? En otras palabras: ¿son capaces de liderar a cualquiera, o su capacidad es la de encontrar a los seguidores que – sin saberlo ni conocerlo – le estaban buscando a él?

Para fomentar el liderazgo, las empresas deberían favorecer la transparencia de la visión, puesto que sin objetivo claro y compartido, no hay sistema, sólo interrelaciones caóticas. Deberían favorecer los intercambios tanto verticales como horizontales, porque el liderazgo no brota ni se desarrolla en la distancia (fuese esta jerárquica) ni en el aislamiento sino en las interacciones y en la confianza. Debería dejar de disgregar los sistemas que componen las empresas bajo el precepto cartesiano de fragmentación y división porque así los está destruyendo, ¿líder de qué, si no hay nada que liderar? Y para resumir, el management tendría que abjurar de Descartes y de sus secuaces tayloristas.

Michel Henric-Coll

La ilustración es obra de Luigi Gonnella (Eroogroof), http://eroogroof.deviantart.com/

15 comentarios

  1. Hola Michel,
    Voy a hacer una adaptación de algo que leí hace poco ‘Esta reflexión sobre liderazgo es una de las más densas e interesantes que he leído. La iré absorbiendo poco a poco’.
    Y además añadiré que me ha permitido centrarme en un tema en el que ya me sentía un poco perdida: ¿qué es realmente eso que está tan de moda y que llaman líder en nuestro siglo XXI?
    Un saludo,
    Marga Moya

    1. Gracias Marga. Me parece que vamos a tener oportunidad de hablar de liderazgo en nuestro foro de Linkedin.

  2. Tommy dice: Responder

    Hola Michel, a mi parecer, No existe el líder todo terreno, y depende de la situaciones, el contexto, hay distintos lideres.
    Pero hay en día, se sigue a una persona, mas que todo por el beneficio que uno tiene que por convicciones.

    1. Opino como tú Tommy. El líder tiene mucha componente situacional.

  3. Mi estimado Michel, leo tu artículo y me identifico con la no-definición circular, no-lineal, sistémica, no-cartesiana del concepto liderazgo. Se me hace una buena cereza del pastel-debate que hemos sostenido en tierra de foros LinkedIn. Presento unos extractos en mi blog y la liga para que lo lean completo mis visitantes (alumnos, colegas y demás contertulios cibernéticos). Saludos desde la tierra de los charros.

    1. Muy agradecido estoy, y orgulloso, de verme en tu blog.
      La verdad es que el pastel-debate ha aportado mucho (y LinkedIn también).
      En contenidos, en reflexión, y… en calidad de contactos.

  4. Muy interesante el artículo, Michel.

    Me quedo con lo de: “No existe liderazgo antes de que exista el fin….es un proceso cuyas reglas del juego se descubren jugando”

    Artículos de Liderazgo:
    http://alex-elusodesimismo.blogspot.com/search/label/Liderazgo

    1. Muchas gracias Alejandro. Con lo de juego y jugar, me acordaba de la película War games, cuando el ordenador concluye al final “extraño juego en el que para ganar, no hay que jugar” (vamos, que como en las tragaperras). 😉

  5. Bonita ilustración, a ver si adivino el que toca la flauta son los mercados y los que le siguen los contribuyentes para cubrir con subidas de impuestos sus pérdidas. Bueno bromas a parte, felicitarte por el excelente post. Con un poco de ironía, puedo decirte que los líderes de hoy se fabrican como churros en escuelas de negocios y universidades de prestigio siguiendo los métodos teyloriastas . Solo hay que tener dinero e influencia. Pensemos por ejemplo en el gran líder Bush, probablemente el mejor presidente de todos los tiempos, que emanaba liderazgo a raudales. Con este ejemplo, quiero poner de manifiesto que hay que diferenciar los líderes que arrastran masas de los que gestionan bien. Hitler por ejemplo arrastraba masas pero en cuanto a los resultados de su gestión todos los sabemos. Estoy totalmente de acuerdo con la visión sistémica del liderazgo, un líder debe mirar para adelante y anticiparse al futuro o por lo menos intentarlo, por contra si para tomar una importante decisión tenemos que hacer una tesis doctoral basada en el pasado (aunque es bueno conocer este), cuanto apliquemos esa decisión estará ya caducada. Eso si, si no da resultado podemos justificarla con una montaña de papeles.

  6. Juan Andrés Fernández dice: Responder

    Excelente el artículo Michel!!! Volvemos a platearnos la propia naturaleza de los líderes, pero esta vez con el agravante de la cultura de los empresarios. ¿Será que buscan líderes, o sólo quieren mariscales de campo? Nunca termianré de comprender por qué tantas contradicciones en quienes conducen empresas: líderes & gerentes, recursos humanos – capital humano – capital intelectual – ecuación humana – competencias – organización – etc. etc. ¿y el hombre? Taylorismo vs Proyect manager, ¿cuál es la diferencia? prescindibilidad vs estabilidad laboral y carrera empresarial, ¿no será tiempo de volver a reflexionar sobre aquellos que con menos formación tecnócrata fueron los creadores de lo que ha dado lo que hasta hoy permite el vinculo comercial? ¿No será necesario volver la mirada ahcia adentro de la empresa misma y recuperar el sentido del término y del rol de “empresario”, antes que otra cosa? El falutista de Hamerly llevaba ratones, no personas, y si lo que se quiere es eso, más allá de la metáfora, no buscamos líderes, solo buscamos buenos mariscales de campo.
    Me dajaste lleno de dudas Michel, y eso es muy bueno.
    Un abrazo
    Juan Andrés

    1. Muchas gracias Juan Andrés. En varias de las formaciones que imparto declaro que espero que aquellos que llegaron con dudas se puedan ir con alguna certeza, pero que lo más importante es que los que llegan con certezas puedan marchese con algunas dudas. ¿Líder o mariscal de campo? pues sí, buena pregunta.

  7. Marcela dice: Responder

    Hola Michel,
    Me agradó leerte. Llevo años en RRHH y creo que hemos escuchado muchas frases hechas en esto. Pero con el tiempo lo que decanta interiormente es el concepto de realidad.Esa realidad cambiante que ahce que no se peuda empaquetar en recetas “que es un lider”. Para ua ralidad una persona puede ser un lider efectivo y entonces lo llaman lider pero aún asi quienes tiene posiciones de liderazgo si no son efectivos cada vez duran menos en sus posiciones porque no alcanzan los fines /objetivos. Muy interesante no quiero aburrirte pero comparto tu visión. Gracias !!

    1. Muchas gracias por comentar, y te aseguro de que no corres riesgos de aburrir. Alguna vez he comentado que la palabra liderazgo es como el ketchup. Lo terminamos poniendo con todos los platos y ya nadie sabe qué sabor tiene por si mismo. Gracias por el apoyo.

  8. Michel, tu articulo es excelente! Gracias
    Patricia Mollá

    1. Gracias por el feed back positivo, Patricia.

Deja un comentario