De huevos, gallinas, y propietarios afectados de miopía

Érase una vez una granja que poseía 50 gallinas. Eran gallinas ponedoras que ponían una media regular de cuatro huevos al día, lo que permitiera que el feliz granjero vendiera en el mercado a diario 200 huevos.

Pero el propietario de la granja quería sacar más beneficios, así que emprendió una cruzada contra el encargado para que consiguiera mayor productividad de las gallinas.

Eran una gallinas bastante felices. Hasta escuchaban música por los altavoces repartidos en la granja. Pero debido a la presión que el propietario aplicaba al granjero para rebajar costes, este vendió el equipo de música y canceló la suscripción a Spotify. Ansioso, en lugar de visitar a las gallinas una vez al día, empezó a visitarlas cada dos horas y a recoger el huevo que habían puesto ya. Pero todo este movimiento perturbaba a las gallinas y como consecuencia del estrés, bajaron su producción en un 25%.

Fueron sólo 150 huevos los que pudieron venderse en el mercado. El propietario se puso furioso exigiendo mayor rendimiento con amenazas de despido. Entonces el granjero apretujado cogió una gallina, la mató y la puso en venta en el mercado junto a los 150 huevos del día. Como una gallina valía como 50 huevos, el propietario estuvo relativamente satisfecho con los ingresos. Una gallina menos representaba un ahorro en comida para animales y esto era muy bueno. Sin embargo, al día siguiente, sólo habían 146 huevos. Preocupado, el granjero mató a otra gallina y así sucesivamente durante 10 días. Al cabo de este plazo, le quedaban 40 gallinas que pusieron 120 huevos. Había conseguir mantener ingresos cercanos al precio de venta de una producción de 200 huevos matando gallinas.

¡Qué demonios! El propietario exigía su rendimiento, así que recortó el presupuesto para granos, mató a otra gallina y fue a venderla junto con los 120 huevos del día. Pero los ingresos totales correspondían a una producción de 170 huevos, nada más. El día siguiente era un martes, las 39 gallinas sólo habían puesto 117 así que aumentó la presión sobre ella, molestándolas cada hora y causando aún más estrés.

El viernes tuvo que matar a dos gallinas. Recogió 100 huevos que las supervivientes habían puesto, bajando el promedio habitual. Con todo, ingresó el equivalente a 200 €, como en los buenos tiempos.

Al finalizar del mes, le quedaba una sola gallina que puso dos huevos. Se hizo una tortilla que degustó con un vaso de tinto y un mendrugo de pan, preparó el petate y se fue por los caminos sin mirar atrás.

Michel Henric-Coll

32 comentarios

  1. Muy bueno Michel.

    A veces somos granjeros, otras veces gallina y manda huevos !!!

    1. 🙂
      Desde luego.

  2. […] muy bien redactada y enfocada por Michel Henric-Coll, creador de Fractal Teams.  (Fuente: http://blog.fractalteams.com/?p=299)  ¿A alguno le resulta […]

    1. No me deja abrir el portal de econouba, mi antivirus detecta una amenaza. Supongo que es un error, pero sería necesario que revisara si no ha sido hackeado.
      Gracias por la mención.

  3. Mikel Cuartero dice: Responder

    Muy buena fábula. Tristemente real en el mundo laboral que vivimos.

  4. García-Galán dice: Responder

    Difícil será aplicar la sostenibilidad a productividad cuando hemos pasado en finanzas de referírnos al largo plazo como a un mes vista.

    1. Estamos en el reino de la inmediatez. El horizonte es lo que se pueda tocar extendiendo el brazo.

      En cuanto al equilíbrio, parece que el ejercico consista en mantenerse siempre en el filo de la navaja en lugar de buscar una posición de estabilidad a más largo plazo.

  5. Pensemos en un trapecista, para no caerse de la cuerda tiene que mantenerse en equilibrio, si pierde el equilibrio este se cae. La perdida del equilibrio en la granja la aboca al cierre, pero en una empresa el equilibrio es más complejo, ya que para mantener el equilibrio hay que poner en una balanza el control-supervisión-presión de la dirección y por otra parte la motivación-responsabilidad de los empleados. El mantenimiento de este equilibrio y la consecución de los resultados óptimos para empresa y empleados es el arte de la dirección. Pero desgraciadamente los artistas no abunda y si los pintores de brocha gorda.

  6. Si yo fuera consultor del propietario de haría 2reorientar” su negocio hacia varios posibles escenarios:
    Opciones:
    Liquidación y cierre de empresas.
    Montar un matadero de animales
    Montar un restaurante con la carne de las gallinas muertas y “añadir” valor a su nuevo negocio.
    otros………..

  7. Muy bueno, no hay nada peor que la perdida de perspectiva y la vision de futuro. Ya sabeis “pan para hoy, hambre para mañana”

  8. Maria Luisa Caravaca dice: Responder

    Muy buena la fábula. Muestra nuevamente la adicción que el ser humano tiene al lucro y al poder. No estaría mal reflexionar y llevar a cabo una acción ética y ecológica en el mundo empresarial.
    Como dice Humberto Maturana;-“Nuestra gran oportunidad empresarial; la consciencia de que no estamos atrapados en ninguna adicción sin querer salir de ella.”

    1. Gracias Maria Luisa. Desgraciadamente, se ha ido estableciendo en las dos últimas décadas una ética distorsionada que consiste en creer que el fin personal justifica el sacrificar a los demás.

  9. Fausto Marsol dice: Responder

    Muy buena fábula; bien imaginada y, desafortunadamente, demasiado cerca de ciertas realidades.
    Te felicito.
    Desde Lisboa, un abrazo de amistad.
    Fausto Marsol

    1. Obrigado, meu amigo. Um abraço de amizade.

  10. Annabel Jové dice: Responder

    Molt interessant, si….

    1. gracies Annabel

  11. Marta Garcia dice: Responder

    como la vida misma…muy interesante…lapena es que no se aprende…

    1. No desesperemos, insistamos y terminarán aprendiendo. El problema es el daño que habrá cometido la ignorancia perseverante.

  12. Nicolás dice: Responder

    Una gran fábula. Quizás demasiado real, yo le he puesto varios nombres reales a todos, al proìetario, al granjero y a los huevos. Lo malo es que el final siempre es el mismo…
    Te agradezco tu historia me ha hecho pensar.

    1. Que haga pensar es probablemente de los mejores cumplidos que pueda recibir un autor. Gracias

  13. […] de leer vía Raticos Tecnológicos, esta entrada que reproduce un artículo de Fractal Teams que explica muy bien que aún sin mejorar nuestra empresa es fácil […]

    1. Muchas gracias por citar el artículo.

  14. Hola Michel muy perspicaz y si se da mucho y no solo en las grandes corporaciones que trabaje, la presión es alta para lograr las metas.

    saludos

    1. Gracias Hernán. A veces me pregunto si el problema es la presión para lograr las metas o el hecho de que las metas son las equivocadas.

  15. Paqui Cano dice: Responder

    Me ha gustado mucho…
    Por lo visto el granjero, que debía ser novato, o tonto, no había descubierto que las gallinas son gallinas, es decir, por obvio que parezca, animales capaces de poner huevos hasta un límite, con picos plumas, alas y una ideosincrasia (la avícola) muy particular.
    En el intento ¿por qué no? honorable de obtener más beneficios en lugar de potenciar su producción, destruye lo que él mismo u otros crearon y por supuesto se carga a las galiinas.
    Lo mucho o lo poco, al final se queda en nada..
    Seguro que cuando emprendía su marcha sin mirar atrás iba pensando.. “Dios mío, qúe mala suerte tengo”

    1. Te refieres al propietario de la granja, claro. A lo mejor era novato, a lo mejor lo aprendió todo en une Escuela de Negocios, que no saben nada de huevos ni de gallinas, sólo saben de resultados financieros y ya se sabe por experiencia (véase la General Motors entre otros): cuando los financieros toman el poder de una empresa, a corto plazo es champagne y a medio plazo la ruina.

  16. Me ha gustabdo mucho la fábula. Me pregunto en qué momento “el feliz granjero” del principio de la fábula, decidió dejar de serlo…..

    1. Gracias Maribel. Sospecho que el granjero decidió dejar de serlo cuando dejó de creer en su trabajo, cuando dejó de hallar sentido en lo que hacía. Si me lo cruzo por los caminos, se lo preguntaré.

  17. Esto Michel también lo podríamos ligar con la calidad de vida. Qué es mejor ganar más y tener menos calidad de vida o ganar menos y vivir mejor?

    Oh + strés – felicidad y viceversa.
    Saludos

  18. […] En una visión fragmentista, parece sensato comprender y admitir que el principal objetivo de una empresa sea proporcionar los máximos beneficios a los inversores, pero viendo el sistema en su conjunto, esto no es sostenible, por lo que el primer objetivo de las empresas debería ser mantener una economía próspera y floreciente, porque es la única manera para que los accionistas puedan seguir alimentándose con los huevos sin matar a las gallinas. […]

Deja un comentario