El hombre-orquesta que no sabía música

¿En qué deben ser especialistas los directores de los llamados Recursos Humanos? ¿En recursos, o en humanos?

De momento, vistos los programas masters made-in-Harvard y sus clónicos locales, la retahíla de copia-pega que abundan en los blogs y las estanterías de los libreros, entiendo que se le pide que sean especialistas en:

–  contabilidad financiera (ya sabes: cada duro sembrado por la mañana debe dar una flor a recoger por la tarde);

–  estrategia empresarial (con la que se les pide estar alineados);

productividad (sacar el máximo rendimiento de la herramienta carnosa);

– gestión de compras (conseguir personal barato que rinda como uno caro);

– técnicas de caza mayor (¿talento? ¡Plato!);

– sin olvidar, last but not least, en leyes (cómo conseguir en los juzgados lo que la organización no es capaz de lograr en la empresa).

Entre tantos enfoques ingenieriles ¿quién sigue entendiendo de personas? Y al fin y al cabo ¿a quién realmente le importan?

Deja un comentario