La Quinta Perspectiva

¿Puede un libro sobre calidad esconder un libro de filosofía?; ¿puede un libro de filosofía ser el palimpsesto de un libro sobre calidad? Al leer la Quinta Perspectiva, de Jordi Cabré, opino que, afortunadamente, sí. ¿Qué sería la ciencia sin la consciencia?, preguntaba Rabelais.

En su obra, el autor rompe convincentemente unos cuantos dogmas del management, como el que la competición sería el camino hacia el éxito, o los beneficios el objetivo de una empresa.

Discípulo de Edwards Deming – el afamado responsable del milagro industrial japonés – Jordi Cabré nos expone sus ideas esenciales a través de cuatro perspectivas para sostener el management: pensar sistémicamente, comprender la variación, buscar el conocimiento y tomar en cuenta la psicología humana. Pero añade una quinta, la más importante: la capacidad de integrar las cuatro anteriores en un Conocimiento Profundo.

En este sentido, la Quinta Perspectiva restaura lo que Descartes desmembró. Desde él, la ciencia se ha ido rompiendo a pedazos, se estudia el cerebro en una facultad y el pensamiento en otra, como si no fuesen dos caras de la misma realidad. Y así también ocurre en las fragmentadas ciencias del management. Alguien dijo una vez que un especialista es aquel que sabe cada vez más sobre un campo cada vez más reducido, hasta conseguir saberlo todo, pero sobre nada. La Quinta Perspectiva nos explica que el Conocimiento Profundo no se consigue sabiéndolo todo desde cualquier perspectiva, sino siendo capaz de enlazarlas y conexionarlas todas. Algo que A.E. Van Vogt llamaba Nexialismo.

La lectura de la Quinta Perspectiva me parece indefectible para cualquier manager interesado a dejar entrar frescura en las doctrinas anquilosadas del neotaylorismo.

Disponible en Amazon

Deja un comentario