Liderazgo transformista

La palabra liderazgo (y por extensión líder) debe de ostentar el récord Guiness de palabras polisémicas.

Más aún que camaleón, es un pulpo transformista que cambia de acepción según el fondo sobre el que se le coloca.

Escurridiza como una anguila, la palabra liderazgo se nos escapa del discurso cuando intentamos apretarla. Los magos del management ya no dicen “ilusión, todo es ilusión”, sino “liderazgo, todo es liderazgo”.

Liderazgo es al management lo que el Ketchup es a la cocina Fast food, lo encuentras en todos los platos sin que nunca consigas saber qué sabor tiene por sí mismo.

Bueno, por lo menos todo el mundo parece estar de acuerdo: el liderazgo es bueno y hay que desarrollarlo. Ahora sólo falta que nos pongamos de acuerdo sobre lo que significa. Sólo esto, pero me parece que tenemos debate para rato.

Michel

Deja un comentario