Matemáticas de parvulario

Estaba hablando recientemente con Pablo[1] y le comentaba que el obstinado enfoque de las empresas en bajar los costes era un tiro que les iba a salir por la culata y tornarse pronto contrario a lo esperado.

Pablo, en seguidor escrupuloso de la escuela de las finanzas, me replica: “Estás equivocado, Michel. Te lo voy a explicar y verás que lo vas a entender”.

Me encanta cuando me hablan así. Significa con otras palabras; eres un burro pero explico tan bien que hasta tú puedes enterarlo. Continuó:

–       Si el propósito es subir los beneficios, y lo es, entonces reducir los costes siempre los subirá.

–       No es así, Pablo.

–       ¡Hombre, si! Te lo demuestro. Los beneficios son lo que te queda de los ingresos tras deducirles los costes. O sea: B = I – C. Y cuanto menor sea C, mayor será B. Es matemática de parvulario.

–       Bueno, no me atrevería a calificar tus mates de parvulario, pero no dejan de ser algo de primario. Permíteme usar la misma ecuación en otro ejemplo. Sea G tu nivel de gordura, C lo que comes y D lo que defecas. Entonces G = C – D, lo cual significa que para adelgazar, basta con defecar más de lo que se come.

–       ¡Vaya! Tu ejemplo me parece muy nauseabundo, Michel.

–       Posiblemente, pero a pesar del olor, queda claro. La solución contra el sobrepeso es barata: defecar más de lo que se come.

–       Esto es absurdo. No se puede defecar más de lo que se come, por lo menos no más de dos o tres días.

–       ¿Por qué?

–       Sencillamente porque lo que defecas es función de lo que comes.

–       Lo has dicho bien. Las variables no son independientes, sino que una es función de la otra, y lo mismo ocurre en tu ecuación de beneficios. Los ingresos son función de lo que gastas y de cómo lo gastas.  Y salvo en el parvulario, no se puede decir nada sobre la tendencia de la ecuación B = I – C cuando C varía. Parte de los costes son superfluos, todos lo sabemos, pero la mayor parte de ellos son necesarios y una parte importante de ellos afecta a los ingresos, por lo menos a plazo. Lo que perjudica a las inversiones y de manera general a la satisfacción del cliente perjudicará  a los beneficios pasado un tiempo. Es el caso de la formación del personal y de todas las reducciones que afectan negativamente a la motivación. A corto plazo parece funcionar, pero a medio es contraproducente.

–       Como el comer y defecar.

–       Eso es. Me alegro que lo hayas entendido.


[1] Obviamente es un nombre ficticio. En realidad se llama Pedro.

Crédito foto: © Edgar Monkey – Fotolia.com

9 comentarios

  1. Artículo brillantísimo, Michel. Y muy descriptivo.

  2. Edgar dice: Responder

    Bravo. Qué bien se aprende con humor =)
    Recomiende a su amigo Pe…Pablo que se lea el libro de D. Carnegie, Cómo hacer amigos, libro del que se aprende mucho también.

    1. Gracias Edgar.

      El libro de Dale Carnegie es de buena recomendación para todos. Allí dice por ejemplo que si quieres que la gente haga algo bien en el futuro, empieza diciendoles lo que han hecho bien en el pasado. Algo que el management parece desconocer.

  3. hector fainstein dice: Responder

    Voy a tener que cambiar la dieta. :-))

  4. Totalmente de acuerdo Michel.

    Me gustaría diferenciar el management académico del profesinal. En el académico te crees que sabes dirigir “tienes un título”, en el profesional te han dirigido académicos y hemos aprendido como hacerlo mejor y como mejorar aprendiendo de los errores, porque los prefesionales de base no somos perfectos.

  5. Interesante observación Josep.
    Tal vez sea lo mismo diferenciar el management teórico del management realista.
    No que me oponga a las teorías, Einstein decía que no hay nada tan práctico como una buena teoría, pero están los teóricos que intentan modelizar los hechos, y los que quieren que los hechos obedezcan a sus teorías. Estos son peligrosos y son los que dominan en las Business Schools..

  6. Jajajaja, cómo me reí al leerte…
    Excelente y sabio humor Michel, para expresar con simpleza y efectividad otra de las estrategias de los que son afectados por la miopía del pseudo éxito cortoplacista.
    Abrazo!

  7. Muchas gracias Andrés. Por leerme y por comentar.

  8. Mikel Cuartero dice: Responder

    Muy bueno Michel. Actuaciones desgraciadamente reales que alargarán más si cabe esta crisis.

Deja un comentario